Fiesta de aprobados 2017

2017 está siendo un gran año: nuestros alumnos vuelven a enfrentarse a procesos selectivos tras años de parones, y están cosechando unos resultados extraodinarios. En Tecni Gap nos sentimos muy orgullosos, ¡y vamos a celebrarlo!

Leer más

Cómo aprobar un examen tipo test de oposiciones

Prácticamente todas las oposiciones incluyen un primer ejercicio en forma de test. Esto se debe a que las administraciones públicas prefieren un formato de preguntas cerradas que garantice una valoración 100% objetiva de las respuestas. Si te estás preparando para una oferta de empleo público, tarde o temprano te encontrarás con una prueba de este tipo: toma nota de estos consejos para aprobar un examen tipo test.

Prepara el temario

Tener una buena base teórica es básico a la hora de enfrentarse a un test de oposiciones. Te será de gran ayuda poder memorizar los detalles, ya que muchas preguntas tienen opciones de respuesta cuya variación se basa en detalles (fechas, números de artículos, etc.).

Utiliza una técnica de relajación antes del examen

Si puedes disminuir tus niveles de estrés antes de empezar la prueba, rendirás mejor. Así que, una vez que te llamen y tomes asiento, dedica unos minutos a hacer un ejercicio de respiración (en Internet puedes encontrar muchas páginas que tratan el tema). Está demostrado que ese tipo de ejercicios ayudan a oxigenar el cerebro (¡que es lo que vas a utilizar durante el examen!) así que merece la pena invertir unos minutos. Para maximizar sus beneficios, repite el ejercicio de relajación durante las semanas o los meses previos al examen.

Conoce los criterios de evaluación y puntuación

Antes de pasar a las preguntas, asegúrate de tener claro cómo debes marcar las respuestas correctas en la hoja de examen. En la academia a menudo nos encontramos con que los nuevos opositores, al rellenar los simulacros, marcan las respuestas  de diferentes formas (aspas, cruces, etc.).

Marcar respuestas utilizando un criterio no contemplado en el examen puede suponer un suspenso, así que asegúrate de leer detenidamente las instrucciones del test. Puede parecer una minucia, pero en ocasiones los criterios de evaluación cambian de una convocatoria a otra.

Lee detenidamente cada pregunta

Al comenzar el test y encontrarte ante una hoja repleta de respuestas sin responder, puedes caer en la tentación de querer ir muy rápido para tener después un “tiempo de reserva”. No te dejes llevar por la ansiedad: lee atentamente cada pregunta antes de responder, y permanece atento a los detalles como las dobles negaciones.

Responde al test de memoria

Al finalizar la lectura de cada pregunta, intenta pensar cuál es la respuesta antes de leer las opciones que te ofrece el test. Al utilizar la memoria reducirás las posibilidades de dudar si la pregunta tiene variantes muy parecidas entre sí.

Comienza respondiendo solo las preguntas fáciles

Con esta estrategia ganarás un plus de seguridad, ya que irás demostrándote a ti mismo que puedes ir asegurando puntos, que eres capaz de hacer el examen, y con esta seguridad extra encararás con más confianza el resto del test. Recuerda: en esta primera vuelta debes ignorar las preguntas que te generen dudas y solo detenerte en aquellas que puedas responder con facilidad o de forma intuitiva. ¡No te permitas quedarte atascado!

Después, ve a por las preguntas de dificultad intermedia y alta

Dejar las preguntas complicadas para la segunda porque podríamos encontrar “pistas” o “descartes” con información de otras preguntas del examen. En función de los criterios de evaluación decidiremos si merece la pena “arriesgar” en algunas preguntas o si mejor las dejamos en blanco.

Repasa las respuestas

Lo ideal es reservar un tiempo al final del examen para repasar y rectificar errores. Recuerda en un test de oposiciones, cada punto cuenta.

Esperamos que estos consejos te ayuden a aprobar tu próximo examen. ¡Buena suerte!

Cómo empiezo a preparar unas oposiciones

¿Cómo empiezo a preparar unas oposiciones?

Tras años de sequía en los que las convocatorias llegaban con cuentagotas, la Administración Pública vuelve a ponerse en marcha. Gobierno y sindicatos han alcanzado un acuerdo para mejorar el empleo público, y gracias a él volveremos a ver más convocatorias, más seguidas y con más plazas ofertadas. Si eres de los que se está planteando formarse para aspirar a una plaza de funcionario y no sabes por dónde empezar, este artículo es para ti. Toma nota y comienza a preparar una oposición.

Elige la oposición adecuada

Asegúrate de saber los requisitos de la oposición y a qué tipos de pruebas te enfrentarás durante el proceso selectivo. Si después de haberte informado no te inclinas por ninguna oposición en especial, te interesará saber que existen oposiciones comparten una gran parte del temario, por lo que formándote para una ya tendrás estudiado el 60%-70% de la otra (sucede, por ejemplo, con Tramitación procesal y administrativa y Auxilio judicial). De esta forma podrás presentarte a dos convocatorias en poco tiempo, duplicando tus posibilidades de conseguir plaza.

Mantente informado del proceso

Cualquier oposición trae consigo una serie de etapas que debes conocer:

  • Oferta de empleo público: se publica una vez al año. Con esta oferta, la Administración Pública expone sus necesidades de personal (las plazas que se convocarán en un futuro).
  • Convocatoria: con ella empieza a moverse el proceso selectivo, la oposición en sí. Una vez publicada la convocatoria, se abre un plazo de 20 días para la presentación de instancias (inscripción en el proceso).
  • Lista provisional de admitidos y excluidos: si has presentado instancia y estás excluido, podrás dirigirte a la administración para conocer las causas y subsanar el error.
  • Lista final de admitidos y excluidos.
  • Distribución de opositores por localizaciones de examen.

¿Academia o preparador privado?

Sin lugar a dudas, el gran dilema del opositor una vez que tiene claro a qué presentarse. Es importante aclarar que ninguna de estas dos opciones, preparar oposiciones por libre o en academia,  es por sí sola una garantía absoluta de éxito. Al margen del tipo de formación que se elija, la constancia y dedicación del opositor van a ser siempre cruciales en el resultado final.

En Tecni Gap llevamos más de 20 años dedicados a la formación de opositores, y tenemos comprobados los beneficios de la formación en academia:

  • Preparadores especializados en los diferentes contenidos del temario. Los temas de una oposición están interconectados: si no entiendes uno, te costará más aprender otros con los que guarde relación. Con profesores especializados podrás resolver tus dudas con rapidez y podrás avanzar mejor y sobre seguro.
  • Facilidad de acceso al material actualizado. Las leyes cambian, y con ellas las bases del temario. Estar en una academia te garantiza estar informado de los últimos cambios legislativos y tener acceso a un temario actualizado.
  • Contacto con otros opositores. Aunque la preparación de una oposición es una carrera en solitario, estar en contacto con personas en nuestra situación siempre resultará positivo. Podremos compartir progresos y dudas y sentirnos “acompañados” en este complejo proceso que es preparar una oposición.

Lugar de estudio

Como parte de tu rutina de estudio, te recomendamos que escojas un lugar de tu casa y lo conviertas en tu “templo de estudio”. Debe ser un lugar en el que te encuentres cómodo y que te permita aislarte de ruidos y distracciones cotidianas.

Mantén tu lugar de estudio limpio, ordenado y con todos los apuntes a mano. Como complemento extra de motivación, te recomendamos comprar materiales de estudio nuevos (folios, bolígrafos, subrayadores…) y estrenarlos el día que empieces a estudiar.

Planificación y estudio

Prepararse una oposición es una carrera de fondo en la que no existen atajos. Hay que evitar sobreexigirse con sesiones de estudio sin descanso o calendarios imposibles. Nosotros recomendamos establecer una rutina semanal con 6 días de estudio  y 1 de descanso (salvo cuando la fecha del examen está muy cercana).

Para optimizar al máximo tu tiempo, divide cada sesión de estudio en 3 fases y sigue esta progresión cada vez que te sientes a estudiar.

  1. Primera lectura del tema.
  2. Subrayado.
  3. Repaso del tema.

Vida saludable

Preparar oposiciones requiere tiempo y esfuerzo, pero nunca debemos dejar que se convierta en el centro de nuestra vida. Socializa, concédete momentos de ocio, vigila tu alimentación y, si es posible, haz deporte regularmente. No pierdas el equilibrio